Antes de que las pruebas de ADN estuvieran disponibles a la población en general, se utilizaban métodos basados en el tipo de sangre y sus antígenos o (BGS) estos métodos, eran difíciles de realizar y en la mayoría de los casos no daban resultados confiables. Actualmente el único método aceptado para determinar la paternidad biológica es por medio del análisis de ADN.

Los resultados de las pruebas de ADN están basadas en estadísticas y posibilidades, entre más marcadores genéticos sean analizados, más fuerte será la evidencia estadística para determinar el resultado final. Los estándares de la industria establecen pruebas de ADN desde 4 marcadores, hasta 28, siendo la prueba de 16 marcadores la más estandarizada ya que alcanza una probabilidad de identidad de 1 a 40 cuatrillones o 1 a 40,000,000,000,000,000,000 (se calcula que hay 7,000,000,000 de seres humanos actualmente).

Las pruebas de paternidad están expresadas o determinadas por tres números: El indice de paternidad (PI), El indice combinado de paternidad (CPI) y la Probabilidad de paternidad (W).

Indice de Paternidad (PI)

Es la estadística que resume toda la información obtenida del análisis de los marcadores genéticos y es definido como “la probabilidad de que un evento va a ocurrir bajo una serie de condiciones particulares, dividido por la probabilidad de que el mismo evento suceda bajo diferentes condiciones mutuamente exclusivas”. Por ejemplo en un caso de paternidad, la primera suposición de que el hombre muestreado es el verdadero padre biológico, contra un hombre no probado seleccionado al asar.

Indice combinado de Paternidad (CPI)

Este indice se determina multiplicando los valores de los indices de paternidad (PI) obtenido de cada marcador genético analizado. El valor puede ir de 0 al infinito. Valores de 0 (cero) indican evidencia de exclusión de paternidad, un valor de 1(uno) es neutral y no aporta evidencia alguna. Valores mayores de 100 sugieren que la muestra obtenida es del padre biológico. Entre más grande sea el CPI más fuerte es la evidencia genética, un CPI de 100 o mayor, es suficiente para establecer la paternidad.

Probabilidad de paternidad (W)

Es una expresión de la fuerza de la hipótesis de que la muestra pertenece al padre biológico basada en toda la evidencia del caso.